Re-Sentir

el resentimiento lo hemos conocido como algo malo, no debería ser así porque re-sentimiento puede tomarse como volver a sentir (así como remordimiento debería ser volver a morder) y uno puede volver a sentir también de lo bueno. 

Tristemente me sorprendo al descubrirme como una resentida de las que se quedan en ese momento malo que dejé que alguien trajera a mi vida, esos resentimientos vienen de forma directa de las personas que significan mucho para mi, así que debería ser fácil poder seguir adelante y olvidar, pero no, la parte de seguir adelante es fácil, pero no es posible olvidar, de hecho muchas acciones ejecutadas después se basan en el efecto generado por esa experiencia, porque en algún momento se vuelve a sentir el dolor, la decepción y aunque sea solo el recuerdo de lo pasado pesa lo suficiente para procurar evitarlo. 

Debería trabajar en un re-sentimiento de cosas buenas, de tener a mano el sentimiento chévere y funcionar en pro de hacerlo posible, pero al parecer el mundo tiene otros planes y paso más tiempo con el pensamiento constate de no matar a nadie

Demonio

De los demonios lo primero que aprendemos en cualquier película de exorcismos es a ponerles nombre, a conocerlos, a pelear con ellos (a menos que como en mi caso decidas vivir y disfrutar con ellos), te enseñan que son malos, que te destruyen desde adentro y te vuelven alguien que nadie quiere ver, pero de todos los demonios no te preparan para el peor.

Un demonio que baja tus defensas y te deja en completo abandono hacia alguien más, no, nadie te dice que existe un demonio que te hace olvidar de ti como prioridad y quedas a merced del otro por gusto propio.
Un demonio que te llena de anhelos, deseos y expectativas, de esas si te hablaron y siempre supiste que son peligrosas, pero no te dijeron que gracias a este demonio te vuelves vulnerable y te rompe como no creías que fuera posible.
Si de ponerle nombre se trata llamemos a este demonio Amor, en todas sus formas al final del amor no hay nada bueno,  al final del amor no eres el mismo y eres un conjunto de perdidas,  tiempo,  esfuerzo,  espacios perdidos a causa de un demonio que te disfrazaron como algo bonito,  eso es lo que hacen los demonios,  pretender que son buenos cuando en realidad toman cosas tuyas para destruirlas.

El amor está lejos de ser mi demonio favorito pero encuentro realmente provocativa la forma en que crea una versión mejor de ti mismo para luego destruirte al recordarte lo que nunca podrás llegar a ser,  la forma en que cada célula se llena de veneno en su ausencia y se convierte en una herida que nunca cierra es fascinante,  especialmente cuando sin importar su macabro comportamiento volveremos a dar la bienvenida a este demonio y nos sentiremos felices por ello.

Partes

Sin pretenderlo te seguí buscando en cada nuevo cuerpo.

En alguno encontré el color de tu pelo.
En otro encontré tu forma de estremecerse cuando mordía tu cuello.
Con uno llegué a creer que no extrañaba de ti las largas conversaciones hasta el amanecer o hasta eliminar la última gota de vino.
Otro imitaba casi a la perfección ése lunar que era el punto de inicio para un sin fin de caricias.
Tus labios los encontré nuevamente,  tan o más seductores y volví a perderme en ellos.
Uno más sirvió para encontrar tu sonrisa, esa con la que pretendías comprar el mundo.
En otro cuerpo encontré tu capacidad para perderte en un pensamiento tras otro y mi tentación para preguntarte en qué parte del universo estabas.
En un par de cuerpos más encontré la capacidad de enloquecer sin descanso hasta el amanecer y un par de horas más.
Uno más me recordó lo mucho que te gustaban los besos sabor a chocolate y llegué a temer por mi sobrepeso.
Por poco creí encontrar el sabor de tu piel, un cuerpo lejano al tuyo que sabía tan bien en mis labios, que por momentos creí que eras tú otra vez. 
Un cuerpo más me recordó tu obsesión y vicio por la lectura  y el embeleso me llevó a leer entre líneas. 
Aún tengo marcas del cuerpo que me recordó tus deseos más obscenos, los que una y otra vez te ayudé a satisfacer.

Te encontré por partes, como un asesino en serie, dejé un cuerpo tras otro cuando en realidad iba tras de ti, en las formas que te conocí, en las formas que te quedaste dentro de mi, en piel, en pensamiento, en anhelo, en deseo, pero no eras tú, nunca más serás tú y los cuerpos con tus partes seguirán acumulándose para que nunca pueda olvidarlo.

Sleep

El arte de contar ovejas antes de dormir perdió su encanto cuando aprendiste en algoritmos 1 a hacer ciclos que llegan a 1000 en un par de segundos, así no se cansan las ovejas y la producción de lana sobrevive otra temporada, pero para qué desgastarnos,  al fin y al cabo estamos en un mundo en el que sueñan los androides con ovejas eléctricas.

Te quiero

Te quiero
-no es cierto

Puede que si
-nunca voy a creerte

Deberías
-no me importa

Igual te quiero
-no deberías

Pero te quiero
-vas a romperme el corazón

Igual voy a quererte

Y así decidió partir sabiendo que alguien en el mundo podría quererle sin importar que llegara a romperle el corazón.

Silencio

no pagaría por tu silencio en ninguna de sus formas
me gusta el sonido de tu piel y la mía cuando el sudor las une
no, no quiero tu silencio, quiero escucharte enloquecer cuando juego con tu cuerpo
Quiero el frenético sonido te tu respiración cuando tu corazón retumba en tu pecho y pides que pare,
No me sirve de nada tu silencio porqué entonces cómo sabré que te logro enloquecer?.

Hate me


...Hate me today 
Hate me tomorrow 
Hate me for all the things I didn’t do for you...


Hace días un tercero me dijo que ante los ojos de mi mamá a mi nadie, absolutamente nadie me podía quedar mal porque yo no lo soportaba, imagino que las demás personas del mundo van muy bien con eso de que les queden mal en cualquier circunstancia, imagino que mi mamá olvida que evito por todos los medios solicitar un favor especialmente a ella (imagino que mi mamá olvidó que los terceros son unos chismosos), a lo mejor también olvida que ella fue de las personas que me enseñó que uno no debe esperar nada de nadie, que uno está solo en este miserable mundo y que sobre todo me jode tener que dejar de depender solo de mi en algún momento para estar pendiente de las voluntades ajenas, así que tiene razón, es insoportable que alguien me quede mal. 

En el mundo laboral he aprendido a lidiar con eso y recordar que acá todos tenemos responsabilidades, que no estoy pidiendo un favor, que acá cada uno debe hacer lo que tiene que hacer y mis trasnochos se han reducido, me he ganado muchas miradas de odio y vale madre ganarme más odio cuando decido no aceptar las responsabilidades de alguien que no quiere cumplirlas, porque si yo puedo cumplir con mi trabajo lo menos que espero de los demás es que hagan lo mismo

En lo personal es más complicado, especialmente cuando tienes una pareja, se supone que es tu pareja, tu par, tu igual... y todo empieza mal con esa suposición, también está el problema de los medios que te venden los amigos incondicionales para toda la vida y resulta que la realidad tiene otras aplicaciones para incondicional y toda la vida, para rematar existen amantes que no siempre están disponibles para el sexo salvaje, así que cuando algo deje de depender de ti existe la posibilidad de fracaso.

Entonces, soy ese ser despreciable que no soporta que le queden mal, felicitaciones mamá, esta vez tienes razón. 

Relationship status

La gente que dejamos llega a nuestras vidas y las dejamos desempeñar el papel de acuerdo a las necesidades del momento, algunas personas permanecen, algunas se acomodan a nuestras necesidades, para algunas nos volvemos un complemento. algunas personas se vuelven necesidad

Un gusto, una visión, una palabra, una sonrisa, un clic, el destino, la química del primer momento hace que nos encontremos y acerquemos, pero lo que pasa después es un proceso de negociación, lo que quieres, lo que necesitas, lo que estás dispuesto a dar, algunas se construyen sobre alguien que siempre da y alguien que está dispuesto a recibir, en algún momento por cualquier circunstancia el dador entra en modo inactivo, frente a este escenario el receptor puede decidir convertirse en el nuevo emisor y enriquecer la relación, o bien, puede dedicarse al viejo arte del: "cómo has cambiado" y volverse una discusión sin sentido, cuando toda relación debe ser un gana/gana, siente bien cuando la persona que le gusta le llama, pues llámela también, se siente bien cuando le dan una sorpresa bonita, pues arriésguese de vez en cuando, si usted siente bien lo más seguro es que la otra persona también llegue a sentirlo, inténtelo. 

Algunas veces lo intentamos y no somos lo que la otra persona necesita, no estamos en el momento de la vida de hacer que el proceso de negociación funcione, lo que la otra persona nos está dando no es lo que estamos buscando, así sepamos que de verdad lo está intentando y seguir forzando las cosas no es más que un camino de frustración. 

Me veo como una persona de pocas relaciones y suelen ser relaciones duraderas, a lo mejor para toda una vida, si me saben aguantar voy a estar ahí. No me considero detallista, pero me gusta que la otra persona sepa que la recuerdo de vez en cuando (generalmente más de lo que lo demuestro), desarrollé el gusto por preguntarle a la gente cómo está y escucharla, aprendí a darle una y tal vez otra oportunidad a la gente para decepcionarme (los corazones rotos siempre se van a recuperar, con la edad se aprecia mejor una buena compañía, así toque sacrificar algo de dignidad), he estado del lado del receptor y me he antojado de ser emisor (y se siente muy bien), creo que aprender que todas las relaciones son de parte y parte es un paso importante en el crecimiento de una persona, entender que si quiero que funcione tengo que invertir, no pierda el tiempo con alguien que tiene más excusas que propuestas, no insista en alguien que no aprovecha el tiempo para demostrarle que de verdad le importa.
Filed under  | 

Si fuera lunático


Imagino lo aburrida que debe ser la vida de la gente que dice que no soy normal, porque si ser normal es estar pendiente de lo que sucede con los demás, seguiré siendo esa anormal que se viste con ropa que se siente cómoda, compra lo que le gusta así no esté de moda, sin perder tiempo en "odiar" gente, amando a quién me de la gana de amar y demostrándoselo si eso es lo que quiere y alejándome cuando no se puede más. 

Sigo sin encontrar atractivo en los adalides de la normalidad, invierten mucho tiempo y esfuerzo en juzgar a los demás y su forma de vivir, no quiero ser normal y pararme a un lado de la vida para ver cómo viven, quiero vivir, quiero seguir caminando bajo la lluvia, seguir caminando porque me gusta caminar, probando helado de sabores nuevos, comiendo en un restaurante que me guste mucho pero igual yendo por uno nuevo de vez en cuando (restaurante favorito no me olvides, en estos días voy), conocer gente que se deje conocer, hablar solo si tengo ganas, tener sexo sin amor, amar sin tener sexo, leer lo que se me antoja y escribir si de eso es que tengo ganas, no se supone que eso es lo que debería ser normal ? 

A lo mejor, soy lunática, solo así justificaría la manera tan escandalosa en que se me pierde el bronceado y la manía por las noches largas.