Timestamp

El siete de septiembre es nuestro aniversario y no sabremos si besarnos en la cara o el los labios.
Mecano.



15 de enero, 1 de noviembre, 14 de julio, 7 de julio, 25 de abril, 28 de diciembre, 5 de mayo, 1 de mayo... un día tras otro, que por un evento se convierte en una marca de tiempo y se queda para siempre ahí, recordando algo, alguien que en conjunción de tiempo y espacio cambiaron algo.

Viví en la época en la que las fechas se quedaban para siempre con uno, no existía mucho que ayudara a recordar el cumpleaños, la cita, el aniversario, recordar lo que sucedía en esa fecha era un ejercicio de memoria que demostraba que alguien te importaba de verdad.

En ese ejercicio algunas fechas se quedan para siempre, llegado el día sientes el faltar de algo a medida que el sol se alza y la noche llega, una llamada, un hola, un recuerdo, algo te quedó pendiente por hacer, el cumpleaños de alguien, llamar a alguien para decir que le recuerdas, sentir más que nunca la ausencia de alguien que no volverá. 

A medida que pasa el tiempo nos volvemos efímeros, nos llenamos de fechas para recordar que terminamos volviéndonos olvidadizos y a la vez olvidables, pero siempre estarán esas fechas que duelen o hacen sonreír.

Las personas siempre se van, los recuerdos quedan, algunos anclados a una fecha que cada vuelta al sol trae consigo.




Eyes Wide Shut

Hace muchos años en el corazón del Valle se vivió una época en la que desaparecieron varios niños, los niños, esos pequeños que son el futuro de la raza humana y deben ser protegidos por los adultos estaban desapareciendo y se generó pánico total.

Fueron más de un par de niños desaparecidos, alguien conocía a alguien que conocía a un familiar de los padres del niño desaparecido, para una población de no más de 190.000 personas (para la época) y una marcada tendencia de pueblo, fue un momento crítico.

El pánico generado por el robo de niños menores de 13 años se expandió en todas las familias del Corazón del Valle sin importar raza, estrato o cantidad, los padres empezaron a recoger a los niños a la salida del colegio, así estuviesen a media cuadra o al frente, los niños no soltaban la mano del profesor hasta no tomar la mano del familiar que iba a recogerlo y en los barrios populares los niños dejaron de jugar en las calles al menos que dos adultos estuvieran ejerciendo un rol de custodios.

Luego empezaron a circular rumores sobre los niños desaparecidos, algunos fueron encontrados sin órganos, otros aparecieron muertos en un cañaduzal con una sonrisa en la cara, otros simplemente habían huido de las excesivas demostraciones de cariño que dejaban morados en las nalgas, de otros nunca más se volvió a saber.

Lo que muchos de los niños de aquella época recordamos hoy en día es la historia de los niños a los que le faltaban los ojos porque con ellos hacían llaveros, durante mucho tiempo pensé en la forma en que se hacían los llaveros, los adultos no me decían para qué servía un llavero de ojos, no sabían si los niños eran de ojos azules o negros y menos en dónde vendían los llaveros que se hacían con esos ojos, los adultos suelen no saber nada.

Con el tiempo la desaparición de niños dejó de ser noticia, los niños como yo volvieron a recorrer el camino a la escuela solos (un kilómetro en la mañana, otro al medio día),  volvimos a jugar en las calles.

El fenómeno de los niños desaparecidos pasó a otros pueblos generando comportamientos similares en la población, sí, los llaveros de ojos estaban siendo buen negocio y se necesitaban más niños, así no se supiera para que servían los llaveros de ojos y mucho menos dónde los vendían.

Hoy en día se sabe que la desaparición de los niños en el Valle fueron reales, muchos de ellos fueron realizados por el Asesino en Serie Luis Alfredo Garavito, pero en la investigación realizada por las autoridades nunca se hablo de los llaveros de ojos.

Hace mucho tiempo conocí a alguien que en su niñez conoció a Garavito, vivió en la casa con él y lo describió como un adulto normal, en todo caso, esa persona tampoco tenía información de los llaveros de ojos.

Gay Pride

Z3-compact gay pridepor problemas técnicos mi motox se encuentra en reparación, mientras tanto y con ganas de cambiar conseguí un z3 compact (porque el tamaño sí importa) que después de una semana de uso debió pasar tres semanas en el servicio técnico de tigo (aunque allá dicen que se trató solo de una actualización de software, yo me atrevo a decir que fue uno de esos casos de muerte súbita).

El sábado de nuevo con mi Z3 en la mano  realicé la configuración de las apps, y de por fin estrenar el adaptador para carga magnética, resulta que al conectarlo la pantalla se pone de colores muy arco iris, sin embargo, al tocar la pantalla se quita, el teléfono no se recalienta y carga tal y como se espera.

Después de ver que no genera malestar en el equipo solo me queda pensar que mi smartphone es gay y que esta es su forma de decirme que es niño y quiere que le conecte el usb macho o que es niña y le gusta más así magnético tipo hembra, solo espero no vulnerar sus derechos al seguirlo cargando por el magnético.

Lost

...algunos días es más fácil sonreír, pero hoy no es uno de aquellos días...
así lo dice la canción, así son algunos días

No siempre es un buen día para hacer hacerte sonreír con mis incontables trivialidades, algunas veces me falla el aguante, más en los últimos días debo confesar, y entonces desfallezco en el intento de intentarlo, en el fondo no tiene sentido tratar de explicar el negro sentido de mi humor, no me conformo con fáciles conjunciones pero me basto con eso antes de tener que explicarme, antes de tener que intentarlo, antes de parecer esa persona que sueles ver y que en uno de esos días definitivamente no soy.

Aveces quisiera ser tú y tener al otro lado alguien como yo, en medio de mi absurdo ego y mi devastadora modestia, alguien como yo en un día como esos es lo que se necesita para no pretender que las cosas están bien, para recordar que se puede estar peor y que eso no importe.

No sé cuántos giros di antes de perderme, solo sucedió, mañana a lo mejor antes de salir de la cama vuelva a encontrarme.



Pamema IV

Los primeros días que vi a Diana iba con su uniforme corporativo, sin saco o chaqueta, algo para mi desconcertante para los 15° a esa hora de la mañana, pero con los brazos cruzados,  la temperatura ha aumentado, pero Diana sigue con los brazos cruzados y expresión de disgusto sin importar como pinte el día.

Diana se levanta antes de las 5 am, hoy como de costumbre tenía ganas de nada, ni siquiera de detener la alarma, solo se levantó en modo automático, se sentó en el sanitario a esperas de que algo sucediera, nada sucedió.

Diana se bañó con agua fría y antes de las 5:30 am toma el bus que la deja en la avenida oriental, a esa hora su ruta no está muy congestionada y logra subir por la Ayacucho a eso de las 6:25.

Diana no voltea la cabeza para mirar a ambos lados de la calle antes de cruzar, solo ve al semáforo peatonal, debe ser difícil caminar con los brazos cruzados  y voltear la cabeza.

Diana debe preguntarse porqué le sonrío cuando me la encuentro, para mi sorpresa la expresión de Diana se puede hacer más fuerte, podría apostar a que aplasta fríjoles con su entrecejo.

Diana no sabe que yo creo que se llama Diana, tampoco sabe que cuando la veo a lo lejos empiezo a preguntarme porqué sigue cruzando los brazos y si no le duele la espalda por tan incómoda posición.

Diana espera que mañana sea el día que algo pase, hoy al acostarse pensará un par de veces  en algo muy importante para hacer mañana, cuando suene la alarma tendrá en la cabeza algo importante que tenía que hacer, durante todo el camino al trabajo va a tratar de recordar lo que se llevó a la cama como último pensamiento esperando que nada la distraiga, ni siquiera esa extraña mujer que sonríe al verla y le hacer olvidar lo que estaba a punto de recordar.

love-travel-love-walk

Una mañana no tan cualquiera comenzó con una LittleSaltamontes que se levanta al segundo llamado de su padre y desencadenó en una salida sin la sensación de aumentar velocidad de camino al colegio y luego al sitio donde debía tomar el bus. 

Abrir la puerta, dejar que el perro toque el andén, decirle adiós al perro, escuchar a littleSaltamontes dar un par de gritos: "que te vaya bien en el tranvía, en el metro, en el metro plus, en el trabajo"  para que niñox alcance a escuchar, cerrar la puerta y salir, unos instantes después sale él, deprisa, aunque hay tiempo siempre sale deprisa, LittleSaltamontes lo ve pasar hacía el tranvía y dice: "papito es muy lindo", la verdad no tengo nada en contra de esa declaración y sonrío al saber que ambas estamos de acuerdo con eso. 

En el recorrido de las casi 6 cuadras hasta el colegio pasan muchas cosas, así nunca pase nada, llevar su maleta, darle la mano, intentar calentarla cuando hace frío, ver el cielo en el occidente y tratar de acertar el clima del día, ver pasar el tranvía, pero hoy con la certeza de que niñox iría en él decidimos que podríamos buscarlo al verlo pasar, antes de perder la ruta del tranvía sentimos su sonido y nos detuvimos para verlo pasar y buscar el objeto de nuestro afecto. 

La sonrisa de LittleSaltamontes al verlo y lo mucho que se quedó esa sonrisa con ella el resto del camino es lo que se dice que es el amor, sonreí con ella, niñox nos vio y sonrió, y con sonrisa dibujada cada uno siguió su camino.

Just not that into you

Una regla inquebrantable para lograr la madurez emocional es levantarse todos los días esperando absolutamente nada de todos y ya con eso se está más cerca de la felicidad

El empeño en una relación (cualquier tipo de relación) nunca se verá correspondido con la intención esperada, eso solo se aprende con prueba y error, con diferentes personas, en diferentes situaciones, el resultado siempre será el mismo, no quiere decir eso que todas las respuestas a la dedicación ofrecida sean decepcionantes. 

La gente no te verá como tú quieres ser visto, nunca verás a la gente en la manera que ella desea mostrarse (nunca te verán como eres, nunca verás a los demás como son), y a partir de este hecho inicia la cadena de decepciones que en pequeños detalles convierten las relaciones en un infierno. 

Disfruto del mal de la soledad, de disfrutarme sin necesidad de compartirme, sin embargo, con el tiempo y a pesar de mi misma he aprendido a disfrutar de los demás y a compartir un poco (aunque sigo fiel a que quién intente hacer mi biografía tendrá que hacer un trabajo de investigación muy entretenido), es aquí donde la parte de esperar algo de todos se complica, es así como conoces gente y quieres que pertenezcan a tu vida como participantes  y no como espectadores y deseas también algo así en la suya. 

¿Cómo haces para decirle a alguien que participe de tu vida? ¿cómo haces para pedirle a alguien que te deje participar en la suya?, eso no se pide, eso se gana (creo yo), algunas veces las señales parecen claras y crees que esa persona está en tu vida jugando ya un papel, aunque al parecer sé poco de esas cosas porque en mi gusto por dejar que las demás personas sean el contacto se pierde y se hace poco de la otra parte para continuar el contacto, es curioso, por ejemplo cuando decido llamar a alguien y su respuesta sea ¿ese milagro?, en serio, ¿no se han dado cuenta que los teléfonos sirven para recibir y hacer llamadas? , entonces, declaro que de eso sé poco.

Es muy complicado no saber cuando le interesas a alguien de verdad, no puedes pedirle a una persona que se quede contigo, no puedes forzarla a que te reciba en su vida o a ser parte de la tuya,  no puedes ser siempre quien sostiene una relación, no puedes ser siempre quien administra el origen de las sonrisas, quien pregunta con interés al otro cómo está, no puedes pretender que la relación funcione cuando las responsabilidades de tenerla presente las has hecho tuyas, con el tiempo te llegas a cansar de disparar preguntas para conocer al otro, de ser siempre el primer elemento en decir hola, de enterarte por otros medios de las cosas importantes de su vida.

Las personas requerimos tiempo y dedicación, sucede que algunas veces el tiempo y la dedicación no llegan de los lugares que esperamos, a pesar de intentar que así sea, algunas veces invertimos en el lugar equivocado nuestro empeño no es compensado y sentimos la frustración ante algo que ya sabíamos era una opción, esperar algo, por más que se intente dar sin esperar recibir las expectativas siempre hacen su trabajo y la gente termina por recordarte que no está más sino te esfuerzas en conservarla, pero tendría que esforzarme ? no puede la gente solo estar porque quiere?.

nimio

De lunes a viernes entre 6 y 6:30 sale el señor con los perrovejas, LittleSaltamontes y yo lo vemos de camino al colegio, creo que en su momento los perrovejas fueron una clase de french poodle, me da por pensar que son un pokémon que evolucionan de forma poco agraciada.

El cielo de la ciudad más contaminada de Colombia se ve mejor a las 6:00 am cuando la noche tuvo lluvia, ver el edificio Coltejer se vuelve costumbre, no está a más de 2km, es triste que la contaminación algunas veces lleve a tener solo una visión borrosa de él. 

De oriente a occidente antes de llegar a la estación Bicentenario del Tranvía se genera chispa en los cables cuando el tranvía hace contacto, al principio me preocupé, ya después de 6 meses me detengo a ver la chispa, se ve mejor en la noche y cuando llueve, cuando lo veo suena en mi cabeza: "todo arde si le aplicas la chispa adecuada".

Hace unos días en medio de esas tareas por hacer algo nuevo limité la música que escucho a solo académica, sucedió desde el día que al jugar ajedrez con LittleSaltamontes para hacer ameno el juego cada vez que mis caballos intervenía en una jugada dejaba sonar la canción del Llanero Solitario, hasta que dejamos que youtube reprodujera una lista que nos diera algo de suspenso.

Los días que notamos la ausencia de los perrovejas inventamos historias sobre su desaparición, el mundo es un lugar demasiado peligroso si eres un perroveja que sale a pasear a las 6 am

Algunas veces veo películas por partes sin saber qué pasa, su inicio o final solo me quedó ahí viendo hasta que algo más requiere mi atención, es así como he visto partes de  Liberal Arts, el protagonista dice en alguna parte que escuchar  música académica  mientra va por la ciudad hace que la redescubra (NY) que vivirla con esa música ha hecho que se reconcilie con ella, concuerdo con este pensamiento, creo que la Ciudad Más Contaminada de Colombia es menos salvaje y más poética cuando caminas, estás escuchando la Sinfonía 41 y empieza a llover fuerte.

Tendré de tarea ver el paseo de los perrovejas escuchando el lago de los cisnes. 

unwell

http://boiteaoutils.blogspot.com.co/2010/02/unwall-turbo-by-baptiste-debombourg.htmlUna canción suele ser todo lo que se necesita para que aparezcas tú
uno a uno los fragmentos de ti abandonan el lugar en el que te escondo
están ahí al acecho de un sonido, una palabra, un olor, un segundo,
es todo lo que falta para reconstruir tu ausencia.


Una canción dibuja en mi cabeza tu cuerpo húmedo y cansado entre mis brazos
como tantas veces estuvo, como tantas veces cuando me pedías más
y te quedas ahí para recordarme que nunca más voy a estar bien
que pretendo engañarme hablando con tu recuerdo una vez más.


Una canción que no dice tu nombre, pero hay tantas que sé pueden hablar de ti
del dolor que se cuela en mis sentidos por no tenerte y evaporo en otros cuerpos
en otras noches en que esos cuerpos cansados no son tú y me queda faltando más
y los fragmentos de ti aparecen de nuevo para recordarme que nunca serás tú.


Una canción, no importa el momento, el lugar, el clima, me recuerda que no estás
y los sentimientos que estuvieron a tu nombre se quedaron sin ti,
alimentando tu ausencia, doliendo, retando mi cordura, usurpando el placer,
siendo fragmentos de ti que abusan de mi memoria y reproducen tu recuerdo.

...But I'm not crazy, I'm just a little unwell...









insufferable

Debí escoger para hoy el color negro de casi siempre, así sería más fácil combinar las ganas de nada y la sonrisa fingida. 
Un letrero de acérquese bajo su propio riesgo suena como opción, de no ser por el morbo y la curiosidad que generan y terminan funcionando mejor que un aviso de abierto las 24 horas.  

Archivo PersonalLas ganas de mandar todo al carajo que realmente no lo valen, el viaje al carajo es muy largo y después toca ir a buscar cosas, encontrando en la labor cosas que no sabías habías enviado y ahora no quieren volver. 

Comprar el libro de chistes malos que vendían en el semáforo la semana pasada, aunque no sirva para hacerme reír. el hecho de hacerlo una de mis posesiones hará pensar que hago algo por mejorar mi sentido del humor, a lo mejor se alejen ante el temor de verse atrapados por mi intención de ensayar mis chistes con ellos.  

Debería volver al mutismo aturdidor, de todos los lugares ese es en el que siempre me encuentro como en casa, sin necesidad de esforzarme por lograr sonrisas, propias y ajenas con tiempo me dan igual.