déjame cuando te miro y en mi cabeza se da lugar a nuestras conversaciones más censurables
déjame perder cuando encuentro tus labios
déjame acecharte, cuando no sabes que existo y me basta con ver como existes
déjame si me guardo las palabras que quieres escuchar
déjame porque me vuelvo ganas de tu voz y no logro llamarte
déjame, me envuelve la ausencia y me torturan de ti las ganas
déjame con la intensidad de cada uno de los besos que despojé de tus labios
déjame dibujar tu nombre en las pieles ajenas
déjame porque así no lo parezca yo quiero dejarte a todo.

Déjame

es una parte bonita esa del amor que hace cosquillas más abajo de las costillas.
ese que quita la respiración con un beso y que hincha los pulmones con aire caliente después de otros tantos... ese que empuja para vivir felices por siempre. 

Es fácil levantarse con las hormonas a flor de piel, mirar al lado  y sonreír al cuerpo cansado y sudoroso con el que jugamos a sentir durante un par de horas y creer que eso es amor.
Me gusta creer que esa es solo otra cara del amor, esa cara que es la vía de escape o el alimento del agobio del amor, porque de cierta forma el amor es sentir que falta el aire, que el tiempo no alcanza, y que el corazón explota de tanto sentir.

Claro que falta el aire porque cuando sientes esa conexión quieres ser el aire de esa persona, quieres que cuando respire te sienta y al rededor de ello si es posible construir el mundo que esa persona quiera (sí, el amor apesta), cada día es una oportunidad de hacerte sentir y el límite es solo la imaginación (y lo que el dinero en el bolsillo pueda comprar).

Hay que estar enamorado de uno y así sentir que se ama a alguien más, mientras uno más se quiera más fácil es demostrar ese amor, el amor de los pequeños detalles, de las cosas que uno se siente orgulloso y entrega sin límite, una palabra, una sonrisa, una llamada, un hola, un adiós, un abrazo, un te quiero, un silencio, ese tipo de cosas son difíciles de dar cuando uno no es capaz consigo mismo.

El amor se limita a 24 horas por día, porque mientras se duerme también se ama, se sueña que se ama y al despertar el amor sigue ahí,  amar es una tarea porque decir trabajo irrita ojos sensibles de tiempo completo y eso la hace complicada, no se trata de amar en las buenas y en las malas, en la salud o en la enfermedad, se trata de estar todo el tiempo haciendo de ese amor un soporte para el resto de las cosas, sin embargo el amor demanda más, más tiempo, más energía y bajo el ideal de que ese amor algún día rendirá sus frutos es como todo se viene abajo, porque no va a generar frutos, es una actividad completamente consumista que nunca vivirá por sus propios medios. 

De enamorarse queda el miedo de saber que si es una actividad para toda la vida, que no sirve a medias, que es frágil y siempre vuelve contra uno con mayor intensidad de la esperada, que no se sabe realmente como empieza y mucho menos cómo termina, pero que por los segundos de insana locura en los que se siente sublime bien vale la pena una labor de 24 horas 7 días a la semana, 










always love

Tiempo de verte
Tiempo de un hola
Tiempo para una caricia
Tiempo para un beso
Tiempo de suceder
Tiempo de adios

Silencio para esperarte
Silencio de desespero
Silencio que no escuchas
Silencio que piden gritos

Ojalá de tu sonrisa
Ojalá de tu cuerpo 
Ojalá de tocarte
Ojalá de tus labios
Ojalá de ti,  del tiempo y el silencio.

Tiempo, silencio, ojalá

Por fortuna respirar es un proceso automático hasta el punto de muchas veces olvidar que hay que hacerlo y solo sucede, a pesar de que el aire se vuelva pesado, aunque un respiro por vital que sea deja de importar si suceda o no.

Momentos de risas y sonrisas protocolarios, carentes de sentido, una sucesión de respiros, la incapacidad de conectar,  la capacidad de fingir ser.

Los pulmones hinchados de aire no significan vivir, sonreír no implica felicidad, pero es tan fácil engañar al espectador inexperto,  llenar los silencios con absurdos sonidos esperando que el tiempo sea inclemente y los segundos sean más cortos entre si.

Tiempo, reductor de existencias, gigantesco pasillo de destino conocido que suele aparentar ser una hoja en blanco en espera de ser impresa con significados momentáneos,  sería tan fácil solo respirar y sonreír.

Respirar y sonreír.

Fue hace siete años que la conocí,  no he sido seguidora de los ojos claros pero esos enormes ojos grises me enamoraron.
Iniciamos una relación complicada,  ella se hacía la difícil, debí tomarme el tiempo de conocerla,  de escucharla,  pasé noches solo viéndola respirar y perderme en cada respiro, estando allí por si me necesitaba, solo para ella,  esa fue la decisión que tomé cuando decidí dejarla entrar en mi vida.
Con el tiempo hemos cambiado,  ella me comparte más de su vida,  me cuenta más de lo quiere, me dice quién es, yo,  yo sigo siendo por y para ella,  la tomo de la mano al caminar,  le digo que la amo un par de veces al día y siempre me faltan unas veces más para decírselo, sigo perdiéndome en su mirada que dejó atrás el gris y se pinta de color chocolate,  es una mujer que me reta a ser todos los días una versión mejor de mi misma,  me recuerda mis demonios y con una sonrisa logra apaciguarlos.
Ella es esa mujer que me cambió la vida y sigue siendo ese constante cambio en el que me dejo llevar sin olvidar también que debo ser su polo a tierra,  ella es la elección segura ante la incertidumbre del futuro,  es ese beso sincero, el abrazo que nunca termina,  la sonrisa siempre genuina.

Hace siete años tuve por primer vez a littlesaltamontes en mis brazos y así hoy pese 20 kilos más será lo mejor que puedo tener en ellos,  hace siete años sentí por primera vez miedo de no ser lo suficientemente buena en algo, hace siete años entendí que si existe un tipo de amor que es para siempre.

The Reason

me gusta el amor de cuando me miras y sin saberlo me dices muchas cosas
me gusta el amor de abrazos en las mañanas y peleas con la cobija
me gusta el amor de de besos en silencio con sabor a más
me gusta el amor de besos rechinantes que tontean con ganas de más
me gusta el amor de abrazos y suaves bailes al son de cualquier canción
me gusta el amor de crispetas voladoras y dormir películas
me gusta el amor de ¿te vas a comer eso? y dame otro poquito
me gusta el amor de apostar besos y otro poco más
me gusta el amor de cuando me lo dices y de cuando juegas a no decirme
me gusta el amor de dos besos al final de cada llamada telefónica
me gusta el amor de competir por el chiste más malo
me gusta el amor cuando estás tú.

me gusta

Los comerciales suelen vender una vida que al parecer queremos tener, en los comerciales el Isodine no arde tanto como en la vida real y los niños se ven lindos cuando lloran, claro que en general son niños lindos, de piel clara, canelita o muy oscura, se ven lindos hasta sonriendo así estén muecos, de hecho así parecen hasta más lindos, todos contestan si señora, las mamás tiran la pasta marca x a la olla y desde ahí su vida cambia porque le queda tipo gourmet.

No he buscado una vida de comerciales a menos que los comerciales sean de los felices ganadores del baloto, no compro el producto de x o y marca para sentirme como dice el comercial, mis problemas de autoestima no van por ese lado y suelo ir más enmarcada hacia la utilidad de lo que adquiero, así sin busca eso bonito, sin pretender el valor agregado que los comerciales nos intentan vender, ese que algunas veces se queda corto y nos sentimos estafados o algunas veces es más de lo que llegamos a ver en primera instancia. 

Por ejemplo cuando te venden un libro te venden un mundo inimaginable, un amigo, una historia, un compañero, la puerta a un mundo nuevo, la cura para la soledad, algunos libros se hacen odiar, otros se quedan para siempre con uno en algún lugar del corazón, pero no se puede negar que uno no es el mismo después de cada libro.

Yo no soñaba con ser la mamá tipo comercial que le daba besos a su hijo antes de dormir, no soñaba con utilizar vick vaporud en mitad de la noche para quitar una tos con la luz a medias, creo que lo único con lo que me identifiqué fue con los comerciales en esa parte que le leen cuentos a los hijos antes de dormir.

A LittleSaltamones le leo cuentos desde antes de nacer, son muy pocas las noches en que no leemos un cuento antes de dormir, es el momento en el que termina el día, no importa si fue un día con muchas cosas cosas buenas o con muchas no tan buenas, es el momento en que busco hasta tres y cuatro voces para cada personaje del libro,  es el momento en el que pongo a prueba mi vocabulario para explicarle a littleSaltamontes cada palabra nueva, me gusta cuando es ella quien me lee el cuento y noto que también tiene voces para cada personaje y se emociona hasta el punto de empezar a leer en silencio porque se demora mucho y quiere saber qué sigue o cuando el cansancio me  lleva y soy yo la que se duerme mientras ella me lee y me da el beso de las buenas noches, es el momento en el que jugamos a la mamá y la hija que se ve en los comerciales pero que se siente mucho mejor de lo que se ve en cada comercial  justo en el momento en que se duerme, sigo hasta el final del capítulo (no importa que lo vaya a iniciar de nuevo el día siguiente), cierro el libro, acomodo su cobija, beso su frente o su mejilla, la veo sonreír y apago la luz, eso no lo venden en ningún comercial, eso no viene en la carta de presentación de un libro, eso aún no lo pueden vender porque definitivamente vivirlo es otro cuento. 

A book of life

algunas veces la cotidianidad no supera la ficción
entonces solo quiero encender la música a todo volumen
diluirme en una melodía tras otra
desaparecer en medio de los sonidos al punto de tampoco escucharlos
ese en que no se escuchan las voces que viven dentro de mi cabeza,
en el que no se escucha absolutamente nada
momento en el cual todo parece lejano, irreal.

Aveces llega el punto en el que solo quiero diluirme entre líneas
bien pueden ser las armadas por palabras comprensibles
o líneas de código armadas en ese momento en el que no estoy,
ese mismo momento en que aveces me siento más yo
el momento en el que parezco desconectada del mundo
pero entonces me encuentro nuevamente conmigo.

Dilute

Para quienes han tenido la dicha y la fortuna de toparse conmigo en la vida saben que me gustan dos cosas: las cuentas claras y el chocolate espeso Caminar y los juegos de video. caminar es algo que haría mucho si tuviera mucho tiempo, jugar video juegos es algo que haría sino tuviera nada más que hacer.

Hace unos meses buscando una cámara con realidad aumentada (para no dejarme echar tierra de la utilidad del Z1 Compact de @danielasampedro) encontré en el listado de aplicaciones relacionadas un juego de realidad aumentada llamado Ingress,  me llamó la atención lo de realidad aumentada, los comentarios de la gente, el  video promocional del juego así que decidí investigar más sobre el juego, tampoco soy muy amiga de jugar en el celular. 

Investigué mucho sobre el juego (artículo en español 1 muy completo que recomiendo leer, manual básico por si se anima a conocer más ),  llegué al punto de conocer la historia y animarme a instalarlo en mi motox.

Mi experiencia de juego ha sido muy genial, me he enganchado a él por completo y definitivamente ha cambiado en algo mi vida desde mediados de noviembre cuando lo instalé.

Procuraré no entrar en detalles ya que el artículo que mencioné anteriormente es muy completo solo contaré lo que me ha animado a jugar y a no abandonar el juego:

  • Tu terreno de juego es el mundo entero, solo necesitas tener conexión a internet y activado tu gps, antes de viajar a Tuluá para las vacaciones revisé en el  mapa las jugadas a realizar. 
  • Al inicio del juego escoges en qué lado (facción) de la historia del juego estás, una vez lo haces no estás solo y siempre hay un equipo contigo para apoyarte, esta parte es opcional pero la mejor parte del juego es poder contar tus experiencias con alguien que te entiendan, te consuele cuando te tumben tu portal o entienda que a solo tres cuadras más de camino está ese portal que puedes tumbar. 
  • Compartes un pasatiempo con gente de diferentes edades, culturas e ideologías, sin importar qué tan diferentes llegan a ser su propósito será siempre ganar a la facción contraria.
  • Puedes ser dueño de la iglesia de tu barrio, de la estatua de la ciudad que más te gusta, tener la llave de un parque o poseer todas las vírgenes que puedas. 
  • Te llamarás agente XXXXX (donde XXXXX es el nombre que escoges al iniciar el juego)
  • Participas (si quieres) en operaciones con los agentes de tu facción, hacen planes miran mapas, arman planes secretos (nunca se sabe sí alguno de tu facción es un espía), estos planes pueden ser a nivel de tu ciudad, tu país y porqué no puedes estar colaborando para una misión a nivel mundial.
  • Te encuentras con algunos en lugares seguros a determinada hora para intercambiar ítems, así con todo lo que indica ser un agente encubierto.
  • Tienes un archienemigo, ese que destruye todo lo que construyes, en el sector que vivo hay cuatro agentes de la facción contraria, y al parecer reclutaron uno nuevo que está ansioso de subir de nivel. 
  • Cuando tienes un mal día en la oficina puedes salir del trabajo e ir a tumbar todo lo de la facción contraria que se te atraviese, eso de seguro te arregla el día.
  • En tu perfil de agente vas viendo tu progreso en forma de medallas, hay medallas por casi todo lo que se hace en el juego, kilómetros caminados jugando, enlaces realizados, resonadores instalados o destruidos y se van creando nuevas.
  • El juego cambia de acuerdo a como avanza la historia que lo sustenta, lo genial es que los jugadores también podemos influenciar del juego (ver anomalía), o enviar fotos de lugares importantes que aún no tienen portal y lo merecen.
  • Conoces más de la ciudad en que vives, reconoces los monumentos y sitios importantes de acuerdo a si tienen o no un portal.
  • Quieres salir  a pasear más, no sabes que portal nuevo puedas encontrar. 


La anomalía
Dentro de el juego la empresa creadora generó un espacio para que ambas facciones se encuentren las caritas, se conozcan y de cierta forma midan sus fuerzas, esto es la anomalía (hay otra llamada FS pero la experiencia en la anomalía fue muy genial y es la que quiero contar) que también afecta el desenlace del juego de acuerdo a la facción que gane. 
A principio de enero en el informe semanal del juego se dio a conocer la primera anomalía del año, y por la gracia de los dioses Medellín aparecía en la lista de ciudades que soporta el evento principal en estados unidos ya que en la anomalía se tienen en cuenta el puntaje de ambas facciones en las diferentes ciudades escogidas.
Gracias a google aprendí un poco sobre la anomalía, de que se trataba y me llegué a emocionar al punto de inscribirme para participar, de inmediato a nivel de facción empezaron preparativos como organizar grupos, reunirnos para conseguir ítems y llenarnos de ansiedad ya que por desacuerdo con la otra facción local no se pudo llegar a un acuerdo sobre los sitios de la ciudad para jugar sino que los escogía Niantic (los dueños del juego).

Una semana antes se liberó el listado, conocía parte de la zona a jugar pero igual realicé un recorrido, organicé rutas para desplazamiento entre ellos ya que serviría de guía a un equipo que vendría de otra ciudad.
Como requisito para la anomalía era necesario instalar una aplicación llamada Zello, que funciona como un walkie talkie para la difusión de mensajes.

El día de la anomalía nos encontramos en un centro comercial con el equipo de la facción, llegaron personas de diferentes ciudades y países, fuimos un equipo no mayor a 80 personas en campo, todos con un propósito: Ganar la anomalía, no ceder ni un milímetro de territorio a la otra facción.

Mapas, ropa cómoda, equipos de tu facción cada uno con sus instrucciones, apoyo de inteligencia vía zello, notificar el estado del sector que estás defendiendo, 45 minutos para llegar de un punto a otro y 10 minutos de juego al 100%, Trabajo en equipo al 500%.

Me gusta jugar Ingress, claro que si, es más lamento no haberlo descubierto antes. juego prácticamente todos los días del trabajo a la casa y de la casa al trabajo y es una razón más para no quedarme haciendo pereza en la casa y salir a pasear al perro solo por tumbar unos portales que no son mi facción o para reforzar los de mi facción, es entretenido por ejemplo,  ver como una estación del metro cambia de facción a lo largo del  día,  defender un portal de tu facción cuando la otra facción lo ataque recargándolo hasta que se aburran de atacarlo, ayudar a tus compañeros de facción nuevos para que superen la etapa de duelo cuando les tumban un portal e insistirle que pronto se acostumbrará.

Como leí por ahí: Ingress no es un juego,  es un estilo de vida. 

No,  no me dan nada por reclutar gente, bueno si dan pero no es mi idea convertirlos ni que fuera amway o una cosa similar, pero debería probar y contar qué le parece. 

It's the Game

El futuro, ese lugar impredecible donde vestiremos de plateado y tendremos autos voladores, ese lugar que al parecer se arruina con spoilers.

spoilers: dícese de lo que dice la gente que pasa en un libro, película, serie o lo que sea que usted no ha visto pero quiere ver y que usted no quiere saber porque entonces usted será un ser miserable e infeliz porque ya se arruinó su sorpresa.

Creo que en algún lugar del mundo se me cayó la capacidad de asombro y también tengo una memoria prodigiosa, se me olvida todo, razón por la cual disfruto de ver una película muchas veces, leer un libro de nuevo y no sentir el sin sabor que al parecer padecen muchas personas y que llegan al punto de pedir que a la hora del almuerzo en la oficina pidan que no se hable de una película en cartelera porque aún no se la ha visto,

Gente de la psicología: eso tiene nombre o simplemente es que para variar la defectuosa soy yo? 

Lo bonito de internet es que te ayuda a encontrarte con gente que comparte algunas de tus freakismos aficiones, gente que te comparte sus puntos de vista de cosas que para ti eran rarísimas, con puntos de vista iguales o más descabellados que los tuyos, es así como tomé de costumbre al ver un capítulo  de The Walking Dead generar una pequeña enseñanza que me dejó la serie (es que la serie es más de lo mugrosos que somos los vivos). Hace un par de meses recibí vía twitter un regaño  una observación porque al parecer doy mucha información SPOILERS   de lo que pasa en cada capítulo, a raíz de ello me di a la tarea de buscar los tweets que he publicado sobre lo que nos ha enseñado The Walking Dead y de pura vagancia los voy a dejar acá:


























Spoilers o no son cosas que uno sin querer queriendo aprende,  por ejemplo yo quedé con la siguiente duda:

Spoilers